Un sitio web mas que una simple página en Internet con texto y algunas fotos, es una extensión de tu negocio. Abriendo nuevas posibilidades para entrar a un mercado mucho mas amplio con una casi ilimitada cantidad de usuarios y posibles clientes.

Se pueden crear sitios de todo tipo, para vender, reírse, enseñar, informar, entretener y mucho mas. Pero algo que todos los sitios tienen en común es acceso libre y aportación de información. La página de una empresa debe mostrar información útil para para los visitantes, ya sea que fueran inversionistas, clientes, empleados u otros y en cierta forma debe ayudar a automatizar automatizar las ventas de productos y/o servicios. Como si un agente le estuviera mostrando un catalogo de productos o servicios. Por ejemplo: Si eres un fabricante podrás mostrar tus productos, si lo deseas puedes incluir parte del proceso de fabricación y la calidad lograda, fichas de tus productos e información útil que ayude a resolver dudas y convencer a los visitantes de por que tu producto es merecedor de estar en sus manos.

Acabamos de tocar un tema importante; el sitio web debe ser coherente con el giro de la empresa, ser fácil de encontrar en Internet y responder a todas la preguntas que los usuarios puedan tener. La finalidad del sitio o sus objetivos, serán delimitados por los objetivos y razón de ser de la empresa. Como dijimos en un principio es una extensión de tu negocio, y como tal debe enfocarse a cumplir las metas del mismo de forma fácil, rápida y directa. En otras palabras: Si tu negocio es vender manzanas, tu sitio deberá ayudarte a vender manzanas en mayor cantidad.

Al tener en cuenta todo esto nos damos cuenta que poco a poco también se trata de generar confianza en los visitantes. Ya que no ven una cara, ni una persona que les ayude a confiar, buscaran algo en que puedan confiar, Tal vez tu marca no sea muy conocida debido a una mala estrategia, una imagen mal trabajada, u otros factores. Por tanto se debe tener en cuenta que los consumidores son muy quisquillosos y les resulta muy difícil confiar en una nueva marca o empresa que desconocen, de tal forma que es importante incluir información sobre la empresa, trayectoria y experiencia, información de soporte, donde se encuentran ubicados, como puedo reclamar una garantía, que experiencia tienen y todo lo que un consumidor podría interesarse o generarle alguna duda.

Con todo lo tratado vamos bien pero no termina ahí, al ser una exención de tu negocio, también debe brindar a los visitantes una forma de interactuar con tu negocio o contigo mismo. Veamos de esta manera: en una tienda física el comprador puede acercarse a algún vendedor para que le asesore con un producto o servicio, también el consumidor puede ver el producto en el aparador y revisarlo físicamente. De la misma forma un internauta podría requerir asesoría o ayuda, para lo cual serian útil otras herramientas de contacto, tales como un chat en linea, formularios de contacto, un catálogo, fotografías de calidad, fichas técnicas, descripción del producto entre otros.

Puede que hasta el momento hemos hablado de ventas, productos y servicios, pero un sitio web como se ha mencionado antes, es una herramienta útil para llevar nuestro mensaje a todo el mundo. Ya sea que seamos una asociación para ayudar a perros de la calle, una compañía de teatro, una tienda o un fabricante entre otros. Un sitio web nos puede proporcionar las herramientas necesarias para hacer crecer nuestro negocio o proyecto de forma casi ilimitada. Por ello es importante confiar en especialistas que te ayuden de forma profesional, y con el conocimiento suficiente para hacer de tu sitio una herramienta bien invertida. Pues cuantos negocios no conocemos que tienen un sitio web, pero no les ha ayudado en nada. Todo depende de saberlo hacer.